Sábado, 23 Septiembre 2017
Facebook
Twitter
YouTube
ENCUENTRO SACERDOTAL Imprimir E-mail

El próximo viernes, 18 de diciembre, los sacerdotes de la Diócesis tendrán un encuentro con Monseñor José Luis Henao, en la casa pastoral de la Diócesis. El horario del encuentro es de 9:00am a 2:00pm.

 

Oremos por nuestros pastores para que en todo momento estén atentos a la voz de Dios y a la voz del pueblo en medio del cual son signos del Reino.

 

 

 

____________________________________________

 

APERTURA DE LA PUERTA DE LA CATEDRAL DEL LÍBANO

 

Este domingo, a las 11:00am. En la Catedral Nuestra Señora del Carmen, se realizará la ceremonia de apertura de la puerta, uno de los signos escogidos para reflexionar y vivir este año del jubileo de la Misericordia. La ceremonia será presidida por su Excelencia Monseñor Henao Cadavid.


La puerta simboliza a Cristo, quien al hablar del redil de las ovejas dijo de sí mismo «Yo soy la puerta». Con ello el Señor Jesús manifestó claramente que «nadie puede tener acceso al Padre si no a través suyo»: sólo Él es el «acceso que abre de par en par la entrada en la vida de comunión con Dios». El paso nos conduce al interior del templo, significando que la Vida se encuentra en la Iglesia, y no fuera de ella.


Pasar por esta puerta santa, que simboliza a Cristo, «evoca el paso que cada cristiano está llamado a dar del pecado a la gracia», invita a asumir el dinamismo bautismal por el que el cristiano muere a todo lo que es muerte para vivir a la Vida verdadera.


El signo de la Puerta santa recuerda también otra verdad fundamental: la responsabilidad de cada creyente de cruzar su umbral. Cruzar o no, acogiendo o rechazando la invitación divina, es una decisión que presupone la libertad de elegir y, al mismo tiempo, el valor de dejar algo, sabiendo que se alcanza la vida divina. El Padre invita a todos a la reconciliación, y dispone absolutamente todo para que el hombre pueda acceder a este Don. Sin embargo, a cada uno le toca, desde el recto ejercicio de su propia libertad, dar el paso decidido confesando que Cristo Jesús es el Señor para vivir la vida nueva que nos ha dado.

 

 

 

 

_______________________________________________

 

 

 

POSESIÓN DE LA DIÓCESIS MONSEÑOR HENAO CADAVID

 

 

Bajo el lema: “Anunciaré tu misericordia”, verso del Salmo 92, Monseñor Henao Cadavid, manifiesta que hará del ejercicio de la justicia y de la verdad en la caridad, el camino para que la Iglesia de Líbano-Honda sea signo del Reino y comunión en la esperanza y en la paz (ceremonial de posesión).


En una hermosa y concurrida ceremonia se llevó a cabo la posesión de la Diócesis de Líbano – Honda por parte de su Excelencia, Monseñor José Luis Henao Cadavid, el pasado sábado en horas de la mañana. Estuvieron presentes el Señor Nuncio Apostólico y varios Obispos, el clero diocesano, sacerdotes venidos de otros lugares, religiosas, religiosos y fieles de las Diócesis de Líbano-Honda y de Jericó, Antioquia.


Monseñor fue acogido por la comunidad y a la vez manifestó su deseo de servirle en nombre de Jesucristo. Expresó, de acuerdo a las palabras de San Agustín, que para la comunidad sería Obispo y con ella, un cristiano. Su actitud amable y sencilla impactó mucho a los fieles quienes desde su llegada al Líbano lo han percibido como una persona muy cercana.


Confiamos al Señor el caminar de fe de la Diócesis, para juntos buscar y encontrar la voluntad de Dios para esta parte del pueblo de Dios que peregrina en el norte del Tolima.



 

 

______________________________________________

 

 

ACOGIDA AL NUEVO OBISPO

 

 

Se invita a toda la comunidad a hacerse presente en la acogida que se le dará a Monseñor José Luis Henao Cadavid a su llegada al Líbano. Quienes poseen vehículos y motos pueden desplazarse hacia el cruce de Armero o Campo Alegre a partir de las 4:00pm.


Quienes van a pie lo pueden esperar junto al monumento de la Virgen, a la entrada del Líbano, a partir de las 5:00pm. Desde este lugar se caminará hasta el frente de la Catedral donde se hará el homenaje de bienvenida.


Agradecemos a todos por este gesto de comunión eclesial.

 

 

 

_________________________________________

 

 

ADVIENTO

 

 

Propuesta para vivir la liturgia familiar (oración) del Primer Domingo de Adviento, que se celebrará este domingo 29 de noviembre.

 

Se recomienda poner en un lugar especial la corona de Adviento con alguna imagen de la Virgen, crear un ambiente de recogimiento con poca luz, nombrar a un lector especial, así como a un monitor principal, que puede ser el papá o la mamá, y seguir la oración que se presenta  a continuación.


TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


MONITOR: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.


TODOS: Que hizo el cielo y la tierra.


MONITOR: Comenzamos un nuevo año litúrgico con el tiempo de Adviento, tiempo de preparación y espera. Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un reflejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad. Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la Luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer.


LECTOR: Lectura tomada del libro del profeta Isaías: "Levántate, brilla, Jerusalén; que llega tu luz y la gloria del Señor amanece sobre ti. Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, más sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece".


MONITOR: (Con las manos juntas) Nos recogemos unos instantes en silencio e inclinando nuestras cabezas vamos a pedir que el Señor bendiga esta corona de Adviento.


Oremos.


La tierra, Señor, se alegra en estos días, y tu Iglesia desborda de gozo

ante tu Hijo, el Señor Jesús, que se avecina como luz esplendorosa,

para iluminar a los que yacemos en las tinieblas, de la ignorancia, del dolor y del pecado.

Lleno de esperanza en su venida, tu pueblo ha preparado esta corona

con ramos del bosque y la ha adornado con luces.

Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación

para la venida de tu Hijo, te pedimos, Señor,

que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces,

a nosotros nos ilumines con el esplendor de Aquel que,

por ser la Luz del mundo, iluminará todas las oscuridades.

Te lo pedimos por Él mismo que vive y reina por los siglos de los siglos.


TODOS: Amén.


MONITOR: Vamos a encender ahora la primera vela de nuestra corona mientras cantamos la primera estrofa del canto “Hoy se enciende una llama” (o algún canto apropiado).


Hoy se enciende una llama en la corona de Adviento

que arda nuestra esperanza en el corazón despierto

y al calor de la Madre caminemos este tiempo.


Un primer lucero se enciende anunciando al Rey que viene,

preparad corazones, allánense los senderos.

Hoy se enciende una llama en la corona de Adviento

que arda nuestra esperanza en el corazón despierto

y al calor de la Madre caminemos este tiempo.


TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

 

 

Fuente: Aciprensa

 

 

____________________________________________________________________

 

 

“EDUCAR PARA LA FELICIDAD”: ORGANIZAN CONGRESO INTERNACIONAL DE FAMILIA EN COLOMBIA


El 5 y 6 de noviembre de este año se realizará en Bogotá, el Congreso Internacional de Familia y Género, bajo el lema “Educar para la felicidad”.


El evento reunirá a importantes figuras de la promoción de la familia a nivel internacional, como Neidy Casillas, asesora jurídica de Alliance Defending Freedom; Gloria Naranjo, especialista en Derecho de familia y Bioética; la conferencista mexicana Marylupe de Anaya; y la psiquiatra estadounidense Miriam Grossman.


Entre los objetivos del evento se encuentra hacer frente a “leyes y la política que afectan directamente el desarrollo de la familia”, así como “sensibilizar sobre la importancia del papel que juegan los educadores en la construcción de un mejor país a través de la familia”.


El congreso internacional también busca afianzar las asociaciones o movimientos de padres de familia y de colegios, así como generar una propuesta de “programa para la afectividad en los colegios y un manual de convivencia”.


El congreso se realizará en el auditorio Regina Apostolorum, en la sede de la Conferencia Episcopal de Colombia.


Para más información, puede escribir a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Fuente: CEC

 

 

 

__________________________________________________

 

 

HOMENAJE A LAURA MONTOYA

 

El acto de presentación se realizó en el municipio de Jericó, tierra natal de la religiosa, en el departamento de Antioquia. Inicialmente se han emitido 100.000 piezas y se podrán acuñar 400.000 adicionales.


La moneda tiene un valor nominal de 5.000 pesos (aproximadamente 1,7 dólares). En el anverso tiene la imagen oficial de la Madre Laura, expuesta en la Santa Sede el día de su canonización el 12 de mayo de 2013, con la leyenda "Santa Madre Laura Montoya Upegui" junto a los años de su vida (1874-1949). En el reverso aparece el valor nominal y la catedral de Jericó.


Durante la presentación, el gerente general del banco, José Darío Uribe, destacó que "Laura Montoya fue maestra, literata y etnógrafa. Hoy le rendimos honores como ilustre santa colombiana".


"La Madre Laura es ejemplo de fe, vida, valores e inspiración. Me honra conmemorar hoy su memoria", dijo por su parte el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas.


La Madre Laura fundó la Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y de Santa Catalina de Siena. Nació en Jericó el 26 de mayo de 1874 y fue bautizada el mismo día de su nacimiento con el nombre de María Laura de Jesús.


Fuente:  Aciprensa

 

 

 

 

__________________________________________________

 

 

CONVOCADOS A VOTAR

 

El próximo domingo estamos llamados a elegir gobernadores, alcaldes, ediles y concejales. En primer lugar, debemos valorar, aunque con sus limitaciones, el sistema democrático que tenemos y que siempre debemos salvaguardar. Luego, nos corresponde asumir a todos, y en particular a los católicos, la responsabilidad y el deber ciudadano de votar con madurez política teniendo en cuenta, ante todo, el bien común. No podemos ignorar que de las personas que elegimos depende, en buena parte, la estabilidad, la honesta administración y el progreso de nuestro país.


Conducir el camino histórico de un pueblo no es fácil; máxime, con las delicadas y complejas situaciones que vivimos. La economía requiere un manejo muy cuidadoso y técnico en medio de la realidad global que de una u otra forma nos afecta y desafía. Aclimatar la auténtica paz, que es un desarrollo integral y sostenible para todos, es una tarea que no admite los simplismos o politizaciones en que a veces caemos. Llegar a una transformación cultural, mediante una educación escolar y ciudadana, que se asiente sobre valores indefectibles, no es cosa que se consigue de un día para otro.


En la raíz de los retos que debemos afrontar está la crisis ética de nuestra sociedad. Hemos entrado en un desconcierto moral en el que honesto y deshonesto, bueno y malo, verdadero y falso no pasan de ser palabras. Obramos como si bueno fuera lo que nos agrada, lo que nos produce dinero, lo que nos da poder como individuos o como grupo. Pensamos que mentir es un ingrediente indispensable de la convivencia y del éxito personal. Actuamos como si la honestidad fuera para los demás, pues cada uno debe aprovechar la oportunidad de lucro y de poder que, a cualquier precio, se le ofrece.


Las consecuencias son temibles. Con el derrumbe de la ética se ponen en juego la dignidad y los derechos de las personas; valen más los bienes materiales que la vida humana; la actividad económica y política ya no está al servicio del bien común; el progreso integral de la sociedad queda supeditado a los mecanismos casi anónimos de la producción; y el proyecto del país cede ante los intereses particulares. Así se llega, por ejemplo, a poner en cuestión la vida del ser humano por el aborto y la eutanasia, a cometer delitos en nombre de la ley o de los derechos, a utilizar todo tipo de trampas y mentiras para imponer los propios y ocultos proyectos.


De esto se sigue el quebrantamiento de las bases del Estado de derecho, el crecimiento de la indiferencia e insolidaridad con los más pobres y necesitados, la opción de los jóvenes de evadir la realidad mediante el degradante consumo de las drogas, la vida frívola y vacía de la sociedad manipulada por ciertos medios de comunicación, la búsqueda compulsiva de diversión y sexo, y, por último, el recurso a la violencia como forma de conseguir lo que se quiere, aniquilando si se necesita a los demás. El deterioro ético, al que se va llegando como inconscientemente, genera un estilo de sociedad realmente invivible.


Por tanto, debemos tomar en serio las próximas elecciones para reforzar la vida moral de nuestra sociedad, para superar diversas formas de corrupción, para defender y promover el valor de la persona humana como base de todo ordenamiento social, político y económico. Esto exige apoyar con el voto a los candidatos que sabemos que son honestos, que defienden la institución familiar, que promueven una educación con valores profundamente humanos. Debemos favorecer a los políticos que, al menos, están menos lejos de estos propósitos planteados. No se puede desperdiciar ni vender el voto. Nos corresponde elegir, a conciencia, no sólo entre la paz y la guerra, sino también entre la justicia y la injusticia, entre la verdad y la mentira, entre el bien y el mal. No es pequeña la responsabilidad de votar.



+ Ricardo Tobón Restrepo

Arzobispo de Medellín



Fuente: CEC

 

 

__________________________________________________

 

MENSAJE DE LA CEC SOBRE LAS PRÓXIMAS ELECCIONES

 

 

1. Los Obispos miembros de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal de Colombia, reunidos en Bogotá del 3 al 4 de septiembre, deseamos ofrecer algunas orientaciones éticas y morales a los fieles católicos y a los ciudadanos de buena voluntad para que ejerzan, con la debida libertad y con rectitud de consciencia, su derecho/deber a elegir a los futuros gobernantes locales y regionales de nuestro país.



2. Las próximas elecciones, que se celebrarán el domingo 25 de octubre, revisten una gran importancia para el futuro de nuestra nación.  En efecto, el anhelo de paz y de reconciliación del pueblo colombiano debe traducirse en un esfuerzo integrado de las autoridades nacionales, regionales y locales para elaborar y poner en práctica una política integral de paz y reconciliación que logre dar respuesta eficaz a las causas estructurales que dan origen a las múltiples formas de injusticia y de violencia que sufre nuestro país.



3. Sin lugar a dudas, entre esas causas, la corrupción ocupa un lugar preponderante.  Ella es la principal enemiga de la justicia y de la paz constituyéndose en un atentado sistemático contra el bien común.  Entre las causas de la corrupción señalamos entre otras: el alto índice de impunidad que registran los delitos contra los recursos públicos, la cultura de ilegalidad que afecta a nuestra sociedad y su clase dirigente, la falta de controles eficaces y de mayores facilidades para ejercer la veeduría ciudadana sobre estos recursos.  Gracias a estas favorables circunstancias, la corrupción se ha convertido en una enfermedad endémica del Estado que contagia a la actividad privada y causa grave daño a la cultura de la legalidad y al desarrollo económico y social de nuestro país: un porcentaje importante de los recursos públicos, que deberían ser invertidos en el bienestar integral de las comunidades y de los ciudadanos más desfavorecidos, sigue siendo sometido al servicio de mezquinos intereses, corruptos y corruptores.



Con gran preocupación, los Obispos de Colombia, hemos ya advertido a la opinión pública en el pasado sobre la existencia “de una anticultura política, caracterizada por el abuso de poder, el tráfico de influencias, el enriquecimiento ilícito, el nepotismo, la existencia de coimas, la vinculación de la clase política con grupos ilegales, la falta de transparencia en la contratación pública y otros numerosos hechos, delictivos e inmorales, que afectan gravemente la credibilidad y la eficacia de las instituciones del Estado” (cfr. CEC, Comisión Permanente, Declaración sobre la corrupción y la crisis del sector salud, 2 de mayo de 2013).



4. A pesar de los esfuerzos realizados, la corrupción sigue haciéndose presente también en el proceso electoral.  Denunciamos, una vez más, algunas circunstancias que amenazan la transparencia democrática de los próximos comicios: los intentos de las maquinarias por mantener a algunas fuerzas políticas en el poder, la compra y venta de votos, el trasteo de votos y/o de votantes, las coacciones sobre los votantes y las presiones de los grupos armados en algunas regiones del país.  Hechos todos, delictivos y pecaminosos, que deben ser repudiados por la ciudadanía.



En ese contexto, hacemos un llamado a todos los colombianos a oponerse heroicamente a estas eventuales presiones para ser veedores de la transparencia del proceso democrático, denunciando –ante las autoridades competentes- todas las posibles irregularidades que puedan presentarse.



5. Las próximas elecciones son una oportunidad para avanzar en la urgente reforma ética de la política colombiana. Los católicos y ciudadanos de buena voluntad, al ejercer su derecho/deber al sufragio, deben sentirse moralmente responsables de votar sólo por aquellos candidatos que brinden las necesarias garantías de probidad moral, de honestidad y de transparencia en el ejercicio de sus funciones.



Se hace por eso necesario el discernimiento y el debido conocimiento de los programas de gobierno y de la trayectoria de vida de los candidatos.  Sólo así, los colombianos podremos garantizar que nuestros futuros gobernantes sean personas idóneas y capaces de gobernar en beneficio del “bien común”, no del bien propio, y con independencia frente a las presiones de los corruptos, de las maquinarias políticas y de los grupos ilegales.



6. A los gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles que serán elegidos en los próximos comicios electorales, los invitamos a trabajar a favor de la reconciliación y la paz de los colombianos, favoreciendo políticas de equidad y justicia social, posibilitando así la solución de las causas estructurales de la violencia.



7. Finalmente, invitamos a todos los colombianos a orar por nuestro país, para que alcancemos el don tan anhelado de la paz, de la justicia y de la reconciliación.  Dios nos acompañe y nos bendiga en este arduo camino.




+ Luis Augusto Castro Quiroga

Arzobispo de Tunja

Presidente de la Conferencia Episcopal

 

 

 

_________________________________________________________

 

1 DE OCTUBRE, DÍA DEL ADULTO MAYOR

 

En muchas ocasiones el Papa Francisco nos ha hablado acerca de la importancia que juegan los abuelos en una sociedad y en el propio núcleo familiar, ellos transmiten sabiduría y sobre todo también están encargados de transmitir la fe a sus hijos, tal como lo fue en su caso con su abuelita Rosa, quien ocupó un lugar muy importante en su formación como persona y como religioso.


Celebremos entonces, el día de los abuelos con algunas frases de inspiración del Santo Padre que ha pronunciado en muchas de sus reflexiones:


7 FRASES DEL SANTO PADRE SOBRE LA IMPORTANCIA DE NUESTROS ABUELOS


1.- "El anciano no es un extraterrestre. El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, inevitablemente, aunque no pensemos en ello. Y, si no aprendemos a tratar bien a los ancianos, así nos tratarán a nosotros" (Catequesis audiencia general, Ciudad del Vaticano, 04/03/2015)


2.- "¡Que importantes son los abuelos en la vida de la familia para comunicar ese patrimonio de humanidad y de fe que es esencial para toda sociedad!" (Reflexión antes del rezo del Ángelus, JMJ Río 2013, 26/07/2013)


3.- "Los abuelos son la sabiduría de la familia, son la sabiduría de un pueblo. Y un pueblo que no escucha a los abuelos es un pueblo que muere". (Encuentro Mundial de las Familias, Roma, 27/10/2013)


4.- "¡Es un gran don para la Iglesia, la oración de los abuelos y de los ancianos! La oración de los ancianos y abuelos es un don para la Iglesia, ¡es una riqueza! Una gran inyección de sabiduría también para la entera sociedad humana: sobre todo para aquella que está demasiado ocupada, demasiado absorbida, demasiado distraída" (Catequesis audiencia general, Ciudad del Vaticano, 11/03/2015)


5.- "Los abuelos, los abuelos tienen una capacidad para comprender las situaciones más difíciles: ¡una gran capacidad! Y cuando rezan por estas situaciones, su oración es más fuerte ¡es poderosa!" (Encuentro con los ancianos, Ciudad del Vaticano, 23/09/2014)


6.- "Qué bello es el aliento que el anciano logra transmitir al joven en busca del sentido de la fe y de la vida! Es verdaderamente la misión de los abuelos, la vocación de los ancianos. Las palabras de los abuelos tienen algo de especial para los jóvenes. Y ellos lo saben. Las palabras que mi abuela me dio por escrito el día de mi ordenación sacerdotal, las llevo todavía conmigo, siempre en el breviario, y las leo a menudo, y me hacen bien" (Catequesis audiencia general, Ciudad del Vaticano, 11/03/2015)


7.- "Los ancianos son una riqueza, no se pueden ignorar, porque esta civilización seguirá adelante sólo si sabe respetar su sensatez y su sabiduría" (Catequesis audiencia general, Ciudad del Vaticano, 04/03/2015)


El llamado de reflexión del Santo Padre


Y más que una frase, lo siguiente es un llamado de atención a todos nosotros, a la sociedad entera que a veces nos olvidamos del tesoro que existe en cada uno de estos abuelos y abuelas, sobre todo aquellos que viven en hogares de retiros y de cuidados.


"¡Es feo ver a los ancianos descartados, es una cosa fea, es pecado! ¡No nos atrevemos a decirlo abiertamente, pero se hace! Hay algo vil en este acostumbrarse a la cultura del descarte. Pero nosotros estamos acostumbrados a descartar a la gente"


EL cuidado de los ancianos. "Los que cuidan a los mayores con amor, colaboran al bien de la sociedad" (Papa Francisco)


No podemos pasar por alto en felicitar a todas las personas que realizan una honorable labor en dedicarse al cuidado de los ancianos en todos los ambientes, sea en sus hogares, casas de retiros u hospitales. Un aplauso a todos ellos, por dedicarse a este servicio de amor, con entrega y dedicación como lo es el atender a los abuelitos, a quererlos y apoyarlos en su vejez, ya que, como dice un viejo dicho: "para allá vamos todos".


"Hijo mío, socorre a tu padre en su vejez y no le causes tristeza mientras viva. Aunque pierda su lucidez, sé indulgente con él; no lo desprecies, tú que estás en pleno vigor. La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido y te servirá de reparación por tus pecados" (Eclesiástico 3,12-14)


Mensaje de las Naciones Unidas


La sostenibilidad y la inclusión de las personas mayores en el entorno urbano».


En la actualidad, casi 700 millones de personas son mayores de 60 años. Para 2050, las personas de 60 años o más serán 2.000 millones, esto es, más del 20% de la población mundial. Con esto en mente, está claro que es necesario prestar mayor atención a las necesidades particulares de las personas de edad y los problemas a que se enfrentan muchas de ellas. No obstante, es igualmente importante la contribución esencial que la mayoría de los hombres y las mujeres de edad pueden seguir haciendo al funcionamiento de la sociedad si se cuenta con las garantías adecuadas. Los derechos humanos se hallan en la base de todos los esfuerzos en este sentido.


El tema del Día Internacional de las Personas de Edad de 2015 es: «La sostenibilidad y la inclusión de las personas mayores en el entorno urbano».


Este año se conmemora el 25° aniversario del Día Internacional de las Personas de Edad. En esta ocasión el día se centrará en el impacto que las personas mayores tienen en el nuevo entorno urbano, así como el efecto que este tiene en ellos. El objetivo de la celebración de este año es mostrar que «una agenda que incluya a las personas de edad es crucial para que los entornos urbanos sostenibles promuevan la equidad, el bienestar y la prosperidad para todos». Las personas mayores que viven en la ciudad tienen más probabilidades de generar ingresos, tener oportunidades de educación, y acceso a viviendas asequibles, instalaciones públicas y transporte seguro. A consecuencia del fenómeno de la urbanización, hay un gran número de personas mayores de 60 años viviendo en las ciudades.

 

 

__________________________________________________________________

 

DECLARACIÓN DEL SANTO PADRE CON RELACIÓN AL ACUERDO DE PAZ EN COLOMBIA

 

 

“El Papa durante la charla contó que  tanto él como la Santa Sede "trataron de ayudar" en las negociaciones de paz en Colombia. "Estoy muy contento, siempre quise eso. Hablé dos veces con el presidente (Juan Manuel) Santos y no sólo yo. La Santa Sede trató de ayudar como podía", aseguró el pontífice, tras su exitosa gira de una semana a Estados Unidos y Cuba, al ser interrogado sobre el compromiso de paz alcanzado la semana pasada entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC.


“Cuando supe la noticia de que el acuerdo final sería firmado en marzo, dije al Señor: 'haz que llegue marzo, que se cumpla lo prometido, porque faltan pequeñas cosas, aunque la voluntad la tienen las dos partes", agregó.


Tanto el gobierno colombiano como la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han reconocido la autoridad moral del papa Francisco y su rol clave al haber lanzado desde Cuba el 20 de septiembre pasado un llamado en el que instaba a las partes a no permitir que las negociaciones fracasaran.


El pontífice reiteró que "hay que esperar hasta marzo para que se firme el acuerdo definitivo y que queda pendiente el asunto de la justicia internacional", sin dar más detalles”


Además fue consultado sobre la crisis de los inmigrantes en Europa y aseguró que "los muros no son la solución". Abogó por la vía del diálogo para poder superar la que consideró una crisis "nunca vista desde la Segunda Guerra Mundial".

Francisco dijo que esta crisis es el resultado de un "proceso largo (...) es el resultado de un proceso de años, porque las guerras de las que aquella gente huye son guerras de años". En ese sentido, dijo que el hambre que sufren los países de los que proceden los refugiados "es hambre de años". Y aludió a África, "el continente explotado", y las guerras que surgen allí, de las que señaló que "tienen detrás intereses económicos".


"Yo pienso que antes de explotar un continente, un país, una guerra, se podrían hacer inversiones" con el fin de que sus habitantes pudieran conseguir trabajo. "Y usted me pregunta sobre las barreras. Usted sabe cómo terminan los muros", contestó a una de las preguntas que se le plantearon en el avión. "Todos, todos los muros caen, hoy, mañana, o dentro de cien años, pero todos caen. No es una solución. El muro no es una solución. En este momento Europa está en dificultades, es verdad", reconoció.

 

CEC

 

 

_________________________________________________________

 

 

EL PAPA SE ALEGRA POR EL ANUNCIO DE ACUERDO DE PAZ EN COLOMBIA

 

 

El vocero de la Santa Sede, el sacerdote Federico Lombardi, dijo que el Papa Francisco "está muy feliz" con el acuerdo anunciado por el gobierno y la guerrilla de Colombia, de cara al fin del conflicto armado en ese país.


En un encuentro con periodistas en Estados Unidos, el sacerdote jesuita aseguró que el Pontífice fue informado de la noticia colombiana. "Esta es una gran noticia que esperábamos para el mundo", aseguró el padre Lombardi.


Agregó que "el pasado domingo el Papa hizo un profundo llamado a seguir adelante para encontrar una solución a este problema, tal vez podemos conectar también estas buenas noticias con el llamado del Papa del domingo", indicó.


"Es un signo positivo, obviamente él está informado, él ha hablado muchas veces de reconciliación y obviamente está muy feliz por el acuerdo", añadió.


El pasado 20 de septiembre, al final de la misa multitudinaria que celebró en la Plaza de la Revolución de La Habana, el Papa Francisco dio un decidido apoyo al proceso de paz en Colombia y advirtió que no se puede permitir un fracaso en ese camino.



Fuente: CEC

 

____________________________________________________________

 

ANTE EL ANUNCIO DE ACUERDO DE PAZ ENTRE EL GOBIERNO Y LAS FARC

 

El arzobispo de Villavicencio y vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Oscar Urbina Ortega, calificó como satisfactorio el encuentro que se tendrá hoy entre el presidente Juan Manuel Santos Calderón y el jefe máximo de la guerrilla de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, conocido con el alias de 'Timochenko', donde se hará un anuncio en materia de justicia transicional.


El jerarca calificó como un momento crucial y de carácter histórico en el proceso de paz, el anuncio hecho por el Gobierno en materia de justicia transicional.


"La guerra es una experiencia tremenda que hemos vivido, pero de esta debemos sacar algún bien, yo pienso que este encuentro permitirá que se pueda también buscar el objetivo que estamos todos persiguiendo y es el de la paz".


"El papa ha dicho que la paz la debemos construir dentro del sistema jurídico, nacional e internacional, entonces ambas partes deben también tomar en cuenta esta recomendación y buscar lo que esperamos todos los colombianos que es el camino de reconciliación", afirmó el prelado.


Monseñor Urbina Ortega recordó que la reconstrucción de la paz en Colombia será un proceso muy largo, pues son más de 60 años de guerra que lleva el conflicto y recordó que lo importante de estos procesos es la confianza que debe haber entre las partes.


"Tenemos que aprender a tenernos confianza los unos a los otros, porque o sino no podemos construir nada, uno de los costos más grandes que nos ha dejado la guerra es la desconfianza. Debemos creer en la otra persona para poder construir, de lo contrario no habrá diálogo ni construcción comunitaria", aseveró el arzobispo.


Por último el arzobispo recordó que desde la iglesia se está construyendo la paz sobre tres elementos que son: el perdón, la reconciliación y la paz y dijo además que la iglesia seguirá acompañando en todas las regiones del país a las víctimas del conflicto.


Fuente: CEC

 

 

 

___________________________________________________________________

 

 

 

 

GESTIÓN DE LA IGLESIA EN CÚCUTA PARA AYUDAR A LOS DEPORTADOS DE VENEZUELA

 

 

Doscientas familias que serán vinculadas laboralmente en fincas cafeteras de Norte de Santander, recibirán una donación de alimentos, útiles de aseo, elementos para cocina, para la noche y kit para bebés, entregada por la Diócesis de Cúcuta con el apoyo de distintas organizaciones, empresas, comunidades parroquiales y personas de buena voluntad.


La donación se ha canalizado a través del Servicio Nacional de Empleo, organismo encargo de hacerla efectiva entre las personas vinculadas al programa, como un aporte al proceso de atención y acompañamiento integral a estas familias deportadas de Venezuela que inician un proceso de inserción social y laboral, buscando retomar sus vidas.


“La Iglesia ha estado tratando, desde el principio de esta crisis, de atender y ayudar de una forma organizada. Ustedes han visto la presencia y servicio de los sacerdotes, laicos, gente ordenada. Pobremente, como en una casa hemos tratado de atenderlos, de ayudarlos; es una situación muy compleja, pero todo esto es fruto de la generosidad de mucha gente que está poniendo de su parte para que ustedes tengan lo necesario”, afirmó Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid,  Obispo de Cúcuta, durante el encuentro con las familias vinculadas al programa de empleo del gobierno nacional, que recibirán esta donación.


Tras animarles, desde la caridad y la fe, a no perder la esperanza, “procurar, con orden, con trabajo y con serenidad, que esta posibilidad laboral les funciones”, el prelado reiteró que “cuentan con la Iglesia Católica, que es la Iglesia de ustedes (…) Estamos preparados para ayudarlos en los lugares donde estén”. “Que Dios los bendiga y ayude, ese es mi deseo”, manifestó el obispo.


Esta Diócesis continúa brindando acompañamiento espiritual, pastoral y humanitario a las personas albergadas en los distintos sitios de alojamiento temporal, como una forma de vivir el Evangelio. “De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Si un hermano o una hermana están desnudos y carecen de sustento diario, y alguno de vosotros les dice: “Id en paz, calentaos y saciaos”, pero no les dais lo necesario para el cuerpo, ¿de qué sirve eso? Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta” (Santiago 2, 14-7).


La cifra de colombianos deportados desde Venezuela, a través de Norte de Santander, Arauca, La Guajira y Vichada, alcanza los 1.467 (a corte 7 de septiembre), señala el reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), en el cual se señala, también que  aunque no se han reportado nuevas deportaciones en Norte de Santander desde el 26 de agosto, en otros departamentos la cifra sigue en aumento.


Por otra parte, se indica que alrededor de 18.619 personas han retornado al país a través de estos cuatro departamentos.


 

 

 

 

_______________________________________________________________

 

 

 

Crisis con Colombia: “Los gobiernos no hacen todo lo que pueden para resolverla”, ha dicho Mons. Padrón

 



“El pueblo de Colombia y Venezuela son hermanos, y la paz y la reconciliación siempre son posibles. La gente no merece la violencia, y siempre para escribir páginas nuevas, se requiere el perdón”, ha afirmado el Nuncio Apostólico en Caracas, Mons. Aldo Giordano, refiriéndose a la crisis entre Colombia y Venezuela. Mons. Giordano ha expresado su esperanza con motivo del foro sobre la carta Encíclica Laudato Si’ de Papa Francisco, organizado por el Centro para la formación política Aristide Calvani, celebrado en Caracas, el 15 de septiembre.


Entre los relatores también estaba el Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Su Exc. Mons. Diego Rafael Padrón Sánchez, Arzobispo de Cumaná, el cual ha subrayado la importancia de promover el diálogo entre Colombia y Venezuela a todos los niveles. Además ha insistido en que toda la Iglesia venezolana se encuentra muy preocupada por la situación de la frontera, ya que a su juicio, “los gobiernos no han hecho sus mayores esfuerzos para resolver la crisis”.



Fuente: Agencia Fides

 

 

 

________________________________________________________________

 

 

 

Cariño, cercanía, consuelo, oración y ánimo: mensaje del Papa Francisco para los deportados de Venezuela

 



Así lo dio a conocer Monseñor Ettore Balestrero, Nuncio Apostólico en Colombia, durante su visita a la frontera colombo – venezolana, que permanece cerrada desde hace 27 días, albergando a miles de colombianos deportados del vecino país o que han salido de éste por temor.


El representante del Papa en este país, a su llegada a Cúcuta visitó el Centro de Migraciones Diocesano, donde celebró la santa misa con las personas allí albergadas.  A quienes sufren el flagelo de la deportación y la migración forzada, les recordó que no están solos, “que la Iglesia que es Madre de todos y es Madre sin fronteras, los acoge y acompaña; además, ora y exhorta a un pronto encuentro entre los dos países, acompañado de voluntad de diálogo permanente y decisiones concretas, a largo plazo, que den prioridad a las personas”; además, “pide evitar las instrumentaciones políticas”.


El alto jerarca de la Iglesia Católica también visitó el Banco Diocesano de Alimentos, estructura pastoral a través de la que se ha canalizado parte de las ayudas que la Diócesis ha entregado a las familias deportadas, con el apoyo de diversas instituciones civiles - eclesiales de orden regional, nacional e internacional y con el apoyo de decenas de bautizados de buena voluntad.


En el albergue de la universidad Francisco de Paula Santander, donde pudo acercarse un poco más a la compleja situación de los miles de colombianos que han tenido que salir de Venezuela dejando parte de su familia, empleo, amigos, vivienda, recordó que “para la Iglesia la gente viene primero y los que sufren vienen primero entre la gente; por esto, quiero llevarles la bendición del Papa, que les sigue, conoce vuestro sufrimiento y me ha encargado llevar su cercanía, oración y bendición”.


Finalmente, se encontró con los Medios de Comunicación de la región y visitó el santuario de Nuestra Señora de Chiquinquirá, ubicado en el barrio san Luis, de la capital nortesantandereana.


‘Un ejército de bien’


Así calificó el señor Nuncio Apostólico de Colombia el trabajo y acompañamiento de esta Diócesis a los 1.097 colombianos deportados de Venezuela, a través de la frontera Estado Táchira (Venezuela) / Norte de Santander (Colombia) y a las cientos de familias que han migrado del vecino país por temor.


“Como Nuncio en Colombia tengo el corazón agradecido y maravillado de reconocer que en este momento en el país todos somos cucuteños; todo el país está focalizado en acompañar, ayudar, lo que se está haciendo aquí. Además,  como Nuncio también estoy agradecido con el señor obispo de Cúcuta, Mons. Víctor Manuel Ochoa Cadavid, por lo que él está liderando en la Diócesis con sus sacerdotes, diáconos, seminaristas, con los voluntarios; ustedes son un ejército de bien como lo es la Iglesia. Están liderando una acción de solidaridad, de caridad y de acompañamiento espiritual muy importante, porque cuando una persona es desplazada, deportada, no solo deja sus bienes, deja su corazón y pierde también un poco su equilibrio; por esto pienso que el trabajo que están haciendo es verdaderamente un trabajo integral”.


La visita del Monseñor Ettore Balestrero a Cúcuta se llevó a cabo el 14 de septiembre, en el contexto de la Semana del Migrante, en la que el Papa Francisco recuerda: "La Iglesia sin fronteras, madre de todos, extiende por el mundo la cultura de la acogida y de la solidaridad, según la cual nadie puede ser considerado inútil, fuera de lugar o descartable. Si vive realmente su maternidad, la comunidad cristiana alimenta, orienta e indica el camino, acompaña con paciencia, se hace cercana con la oración y con las obras de misericordia".


Fuente: Diócesis de Cúcuta

 

 

 

_________________________________________________________

 

 

 

LÍDERES RELIGIOSOS, LLAMAN A LOS GOBIERNOS AL DIÁLOGO

 

 

 

Líderes de varias confesiones religiosas expresaron hoy su apoyo a los esfuerzos que adelanta el gobierno nacional y la sociedad civil para poner fin al conflicto armado en Colombia a través del diálogo y la concertación.


Durante una rueda de prensa presidida por el Cardenal Rubén Salazar Gómez, los líderes religiosos condenaron las arbitrarias expulsiones de colombianos por parte del gobierno de Venezuela, así como los maltratos de los que han sido sometidas muchas familias.


Fruto de este encuentro interdenominacional, los líderes religiosos emitieron una declaración conjunta en la que hicieron una invitación a los gobiernos de Colombia y Venezuela a favorecer un diálogo que lleve a la solución de este conflicto.


Por último invitaron a la comunidad internacional, a la sociedad civil y a las iglesias y comunidades religiosas en Venezuela y América Latina, para que asuman un papel más activo en defensa de los derechos de los colombianos y apoyen la búsqueda de espacios que den fin a este conflicto entre las dos naciones.


Aquí la declaración completa:


SEMANA POR LA PAZ

DECLARACION CONJUNTA DE LOS LÍDERES RELIGIOSOS EN SOLIDARIDAD CON LOS COLOMBIANOS DEPORTADOS DE VENEZUELA



Bogotá D.C., 9 de septiembre de 2015



1. Los líderes religiosos de Colombia, reunidos en un ambiente de oración y fraternidad, queremos hoy reiterar ante la opinión pública nuestro compromiso personal y el de nuestras comunidades de fe de contribuir conjuntamente en la construcción de una Colombia reconciliada y en paz. Estamos convencidos de que el proceso de paz y reconciliación nacional requiere de un componente espiritual que ayude a los colombianos a sanar las heridas de la violencia, las tentaciones del odio y la venganza, comprometiéndose en la construcción conjunta de una cultura de paz, de perdón y de justicia.



Seguiremos apoyando, con decisión y firmeza, los esfuerzos del gobierno nacional y de la sociedad civil para poner fin al conflicto armado en Colombia a través del diálogo y la concertación, en el pleno respeto de los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia, la reparación integral y la no repetición.


2. Hemos seguido, con particular interés, la compleja situación humanitaria que afronta la frontera colombo-venezolana. Condenamos las expulsiones arbitrarias de nuestros connacionales, ordenadas por el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y los maltratos a los que han sido sometidas centenares de familias por parte de la Guardia Nacional Bolivariana. Exhortamos al Gobierno venezolano a suspender el cierre de la frontera, las expulsiones de colombianos y a permitir a quienes ya han sido injustamente expulsados recuperar sus enseres y trasladarlos de manera digna y segura a Colombia.


Nuestras iglesias y comunidades, de lado y lado de la frontera, se mantendrán activas en el empeño de brindar a las personas y familias deportadas la asistencia material y el acompañamiento espiritual necesarios para aliviar sus sufrimientos.


3. Ante la difícil situación política y humanitaria en la frontera, que empeora la compleja  realidad social y de seguridad de esa región -azotada por el accionar del narcotráfico, del contrabando y de los grupos ilegales- hacemos un urgente llamado a los gobiernos de Colombia y Venezuela para que favorezcan un clima de dialogo que posibilite una solución concertada de la compleja situación fronteriza y de la difícil situación humanitaria de los colombianos expulsados.


Hacemos también un llamado a la comunidad internacional, a la sociedad civil y a las iglesias y comunidades religiosas en Venezuela y América Latina, para que asuman un rol más activo en la defensa de los derechos fundamentales de nuestros connacionales y en la búsqueda de espacios de entendimiento que logren superar las actuales tensiones entre los países hermanos.


4. Invitamos, por último, a los ciudadanos colombianos y venezolanos a seguir cultivando los sentimientos de mutua estima, fraternidad y respeto que los han unido a lo largo de su historia común, rechazando cualquier indebida incitación a la segregación, el odio, la venganza o a la violencia.


Dios Todopoderoso, padre de todos, nos ayude a construir paz y la fraterna convivencia.


Fuente: CEC

___________________________________________________________________________

‘El Minuto de Dios’ se suma a la atención humanitaria de deportados de Venezuela


En una acción coordinada con la Diócesis de Cúcuta, la corporación „El Minuto de Dios‟ entregó donaciones a las familias afectadas por la deportación y la migración forzada en la zona de frontera colombo-venezolana.


En la parroquia San Pedro Apóstol, ubicada en el corregimiento La Parada – municipio de Villa del Rosario – a través de un censo apoyado por el párroco Jaime Antonio Blanco, se hizo efectiva la donación que benefició a gran parte de la población afectada. De acuerdo a la necesidad presentada por los afectados, se hizo entrega de artículos de primera necesidad, entre los que se encuentran elementos de aseo y cuidado para bebes y jóvenes, explicó María Ruby Traslaviña, directora social a nivel nacional de la Corporación „El Minuto de Dios‟.


El Padre Diego Jaramillo, presidente de la Organización, informó esta semana en su tradicional espacio televisivo que esta entidad sin ánimo de lucro dispuso la cuenta de ahorros Davivienda No. 004000160590 para continuar con las ayudas a las familias de nacionales que provienen deportadas del vecino país.


“De esta manera, podemos llevar una sonrisa de bondad a nuestros hermanos que están regresando desde Venezuela, recuerden lo que dijo Jesús: “hay más alegría en dar que en recibir” (.Hch. 20,35), indicó el sacerdote.


La Diócesis de Cúcuta expresa gratitud a los cientos de bautizados, sacerdotes, religiosos, diáconos, seminaristas, agentes pastorales y fieles en general que a lo largo y ancho de Colombia, en las distintas jurisdicciones eclesiales, se han movilizado contribuyendo a la atención de estas personas en estado de vulnerabilidad.


Por Norte de Santander, han ingresado deportadas 1097 personas y, según cifras de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), 15.174 connacionales se han devuelto por miedo a la deportación. Unas 258 personas deportadas han ingresado al país por zonas fronterizas de Arauca y la Guajira.


Diócesis de Cúcuta

________________________________________________________________________________


MENSAJE FRATERNO

DE LOS OBISPOS DE COLOMBIA Y VENEZUELA


Bogotá, 3 de septiembre de 2015



“Porque Él es nuestra paz.  De los dos pueblos hizo uno, derribando la división, la enemistad…para crear en sí mismo, de los dos un solo hombre nuevo” (Ef 2,14-15).


Movidos por la Palabra de Dios, Obispos de Colombia y Venezuela, invitados por la Presidencia del CELAM, queremos ratificar nuestro compromiso por la paz de nuestras naciones.  Queremos reafirmar que nuestros pueblos, aún con sus diferencias propias, siempre se han distinguido por la fraternidad, la solidaridad y la unidad.  El origen común nos garantiza que en nuestros pueblos se puede vivir lo que nos pide Dios, no hay un muro que divida sino una realidad que nos une, además de la cultura e historia común, la fe en Jesucristo.


Por todo esto compartimos el dolor y la angustia que hemos podido sentir en tantos hermanos nuestros, ante la crisis creada en la frontera colombo-venezolana.


Tenemos consciencia de los graves problemas existentes en la zona fronteriza compartida por ambos países: redes de delincuencia organizada, tráfico de personas, grupos irregulares, tráfico de drogas, contrabando, corrupción pública y privada.  Pero ninguna de estas graves dificultades, de raíces económicas, políticas y sociales, y de consecuencias morales se resuelve por la vía de la fuerza.  Preocupa a toda la comunidad binacional las medidas tomadas por el gobierno de Venezuela con sus consecuencias: la implementación del Estado de excepción en los municipios de la frontera Venezolana, de expulsión masiva, separación de las familias, pérdida de las viviendas y afectación de la vida económica y social de la región.  Lamentablemente, como suele suceder, estas medidas han golpeado a sectores más pobres y vulnerables tanto de Colombia como de Venezuela.


En orden a la solución de esta terrible situación, la Presidencia de las Conferencias Episcopales de Colombia y Venezuela solicita de manera pública y explícita que los Presidentes de ambas naciones se encuentren para un diálogo que permita contraer compromisos concretos y a largo plazo.  Este encuentro y diálogo es urgente y debe ser permanente.  Objetivo primario de este encuentro es reafirmar la riqueza de ser una frontera viva donde se manifiesta la integración y la generación de desarrollo integral para los dos pueblos, para ello recordamos que la frontera Colombo-Venezolana nunca ha sido una línea divisoria sino escenario fehaciente de una cultura de convivencia, progreso y fraternidad.  Los demás entes de los dos Estados deben ser incluidos en este diálogo.


Deploramos todo exceso que atente contra la dignidad de la persona humana y sus derechos fundamentales.  Por eso es necesario que los derechos humanos de cada quien, cualquiera que sea su condición, nacionalidad o credo sean respetados.  Hay una razón fundamental para ello y es que somos hijos de Dios, con una dignidad propia recibida de Él mismo.  Esto incluye dejar a un lado toda ofensa o expresión descalificadora que pueda contribuir a conductas de tipo xenófobo.  Llamamos la atención sobre los riesgos impredecibles que puedan traer tanto la militarización de las fronteras como la judicialización del problema.


Invitamos a la comunidad internacional a seguir de cerca esta situación de crisis y cooperar en la adecuada y justa solución de la misma, así como la defensa de los derechos humanos de todos.  Pedimos a nuestros hermanos de Colombia y Venezuela tomar conciencia de que el problema no es solo de los habitantes de frontera sino que nos involucra y compromete a todos los ciudadanos.


Reafirmamos nuestra solidaridad con los más pequeños y hacemos nuestros sus dolores y angustias con la confianza que de Dios llegará el consuelo, pero también las luces que iluminen a quienes tienen que tomar las decisiones a su favor.  También expresamos nuestra solidaridad con las diócesis de la frontera que han estado trabajando con sentido de caridad, justicia y paz para atender a tantas personas que lo requieren.  En este sentido agradecemos a todas aquellas personas e instituciones que con sentido de comunión han contribuido con los que más sufren, desde una oración hasta una ayuda material.


La Presidencia de ambas Conferencias Episcopales se han comprometido a reforzar nuestra comunión y así ir elaborando planes y acciones conjuntas no solo para atender esta coyuntura, sino para hacer realidad la petición del Papa Francisco “una Iglesia sin fronteras madre de todos”.


Imploramos del Dios de la vida y Padre de todos, su fuerza y su luz por intercesión de María, la Madre de Dios, la misma de Chiquinquirá y Coromoto.




+ Cardenal Rubén Salazar Gómez

Arzobispo de Bogotá y Primado de Colombia

Presidente del CELAM


+ Luis Augusto Castro Quiroga

Arzobispo de Tunja

Presidente

Conferencia Episcopal de Colombia

 

 

 


+ Diego Rafael Padrón Sánchez

Arzobispo de Cumaná

Presidente

Conferencia Episcopal Venezolana

_______________________________________________________

 

 

 

ACCIÓN DE LA IGLESIA EN LA FRONTERA

 

 

 

 

Durante su visita a Cúcuta, este 31 de agosto, Fabrizio Hochschild, coordinador residente y humanitario del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) destacó el servicio que la Diócesis de Cúcuta ha brindado a los 1097 deportados y más de 8.000 migrantes forzados en la crisis que se vive en la frontera desde el pasado 21 de agosto, con la declaración del Estado de Excepción por parte del gobierno de Venezuela.


"Creo que el trabajo de la Iglesia y lo he visto en muchas partes, desde Putumayo hasta la Guajira es fundamental, no solamente en términos de asistencia, que hay muchos que pueden proveer la asistencia; sobretodo, en lo que en términos laicos se llama la atención psicosocial, porque lo que está dañado no es solamente las necesidades físicas sino las necesidades del alma", señaló Hochschild.


El representante de la ONU también se refirió a "la necesidad de estar adecuadamente preparados por la llegada de más personas y asegurar los mecanismos para poder atenderlos".


Por otra parte, enfatizó en "la urgencia de buscar todas las maneras posibles para iniciar o reiniciar el diálogo con Venezuela, el diálogo bilateral (...) para lograr resolver los problemas e introducir un mecanismo para asegurar la dignidad de las personas afectadas (...) coordinar que el cambio en Venezuela de la Política Migratoria se implemente de una manera que no afecte la dignidad de personas pobres, las personas más afectadas",


Las declaraciones las concedió durante el encuentro que sostuvo con el obispo de Cúcuta, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid y el equipo de diáconos y seminaristas que acompañan de manera permanente la crisis humanitaria en esta zona de frontera.


Fuente: Of. comunicaciones Dioc. de Cúcuta

 


_______________________________________________________________

 

 

SOBRE ACTUAL SITUACIÓN EN LA ZONA FRONTERIZA COLOMBO/VENEZOLANA


“…He visto la aflicción de mi pueblo y he oído su clamor”

Éxodo 3,7


Alto a los atropellos en las deportaciones.

Los derechos humanos son los mismos para todos





1.- La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal de Venezuela,  atenta  a  todo  lo  que  tiene  que  ver  con  los  derechos humanos, se encuentra profundamente preocupada por diversas denuncias sobre graves violaciones a los derechos humanos en el marco del Decreto de suspensión de garantías constitucionales en varios municipios de la frontera, pues es una situación que afecta a todos los que vivimos en Venezuela, dado que es inmensa la presencia de colombianos en nuestra tierra, y son más los vínculos de fraternidad y cooperación existentes. Más allá de diferencias o de situaciones irregulares, priva el respeto a la vida y a un trato cordial. No se puede estigmatizar a todo un colectivo de presuntos delitos sin el debido proceso y el derecho a la defensa.


2.-La Comisión ha estado monitoreando y recabando información sobre los acontecimientos que se han registrado en la frontera colombo/venezolana en los últimos días, y ante las graves denuncias sobre   masivas   deportaciones   de   ciudadanos   de   nacionalidad colombiana, que sin ningún tipo de procedimiento previo, no se les ha garantizado un debido proceso establecido en nuestra Constitución y en tratados internacionales de Derechos Humanos debidamente suscritos y ratificados por Venezuela.


3.- Hemos tenido conocimiento que muchas de estas personas han sido obligadas a salir de manera abrupta, sin enseres, sin alimentos, muchos de ellos solo con la ropa que llevan puesta, sus casas allanadas sin

ninguna orden judicial y destruidas; en algunos casos fueron robadas las pertenencias de aquellos pobres moradores.


4.- A ello se une el drama de ver familias separadas, especialmente madres y padres que han sido obligadas a dejar a sus hijos menores en territorio venezolano, y más grave aún resulta de enorme preocupación la utilización del poder punitivo del Estado para criminalizar a estos ciudadanos   de   origen   colombianos   como   miembros   de   grupos irregulares.


5.- Condenamos cualquier actuación de esta naturaleza y hacemos un llamado a las autoridades venezolanas a aplicar todas aquellas medidas destinadas  a  garantizar  el  debido  proceso  y  la  integridad  física  de  las personas, con especial énfasis en el derecho a la vida   y lo propuesto en nuestra Constitución y leyes.


6.- Expresamos nuestra preocupación porque persisten las denuncias sobre un uso excesivo y desproporcionado de la fuerza por parte de agentes de seguridad del Estado, encargada de realizar dicho operativo. En un estado democrático de derecho y de justicia, no es posible aceptar que en aras de la defensa nacional, la seguridad y la soberanía, se hagan procedimientos militares de alta peligrosidad contra la población civil.


7.- Hacemos un llamado a las autoridades garantes de los Derechos Humanos de ambos países para que este problema que nos afecta a todos, tenga una rápida solución y que no se convierta en un problema político o ideológico, ni en una ocasión para promover la xenofobia o el desprecio de ningún ciudadano por razón de su origen.


8.- Nos solidarizamos con los millones de colombianos que han hecho vida en nuestra patria y nos han enriquecido con sus virtudes y capacidades. No hay familia venezolana que no tenga vínculos consanguíneos, de afinidad, de trabajo o de cualquier otra índole con nuestros hermanos colombianos lo que nos ha permitido vivir en fraternidad. A  todos  los  familiares de  las  víctimas,  les  expresamos nuestra solidaridad y oración en estos momentos de tristeza y dolor. Pedimos a todos orar intensamente y colaborar con nuestros hermanos evitando cualquier estigmatización.


9.- En estos dolorosos momentos hacemos un llamado a la sensatez y a la calma. Que la condición de cristianos de la inmensa mayoría mueva las fibras de la solidaridad, de la misericordia, del perdón, y desterremos todo lo que nos lleve al desprecio, a la violencia, o a la guerra. Pedimos perdón   porque   los   hechos   y   dichos   sobre   nuestros   hermanos colombianos no representan el sentir de nuestro pueblo.

Exigimos


Que se restituya la normalidad cuanto antes, pues son más las penurias y zozobras que viven quienes habitan a ambos lados de la frontera, y no sólo a ellos, sino a toda la población de los dos países que siguen con estupor el desarrollo de los acontecimientos, a todas luces, denigrantes de la condición de seres civilizados y hermanos.


Devolución de  bienes: muchas de  las  personas deportadas no  han podido  llevarse  sus  pertenencias que  han  quedado  en  el  territorio venezolano, es de justicia devolver a quienes pertenecen los bienes inmuebles y de demás rubros; es urgente que la familia se reunifique en la totalidad de sus miembros para evitar una crisis humanitaria por deportaciones masivas, para ello deseamos como venezolanos ver la respuesta del  Poder Moral en  pleno, no  justificando acciones, sino trabajando para que se respeten los Derechos Humanos de todos los ciudadanos, sean Venezolanos o Colombianos.


Sabemos de los dolores y tristeza en tantas personas que han sufrido y siguen sufriendo por estas acciones. Expresamos nuestra solidaridad y esperanza en estos momentos de angustia. Los ciudadanos venezolanos nos sentimos hermanos del vecino país, nunca han sido extraños, sino que tenemos una historia común. Estas acciones efectistas deben ponernos a reflexionar sobre el futuro de nuestro país, sobre las responsabilidades de la dirigencia política y militar en la conducción de nuestra nación, sobre la paz interna y lo que queremos y anhelamos los venezolanos.




EL ESTADO TIENE LA OBLIGACIÓN DE GARANTIZAR LOS DERECHOS HUMANOS DE TODOS SUS CIUDADANOS INCLUYENDO LOS EXTRANJEROS BAJO SU JURISDICCION




En Caracas, a los 28 días del mes de Agosto del 2015


Mons. Roberto Lückert León                 + Mons. Baltazar Porras Cardozo

Presidente                                                  Presidente

Oficina de Justicia y Paz                  Comisión de Pastoral Social-Caritas

 


_____________________________________________________________________

 


COMUNICADO DEL PRESIDENTE

DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL


SOLIDARIDAD CON LAS FAMILIAS COLOMBIANAS

DEPORTADAS DE VENEZUELA

 


La Conferencia Episcopal de Colombia manifiesta su solidaridad con las numerosas familias colombianas que en los últimos días han retornado al país a causa de las recientes medidas tomadas por el gobierno venezolano.


La Iglesia Católica en Colombia comparte el dolor y sufrimiento de las familias que han sido divididas, despojadas de sus bienes, heridas en su dignidad, muchas de las cuales han sido objeto de tratos inhumanos.


Valoramos la atención y acompañamiento que con gran esfuerzo y generosidad adelanta la Diócesis de Cúcuta en cabeza de su pastor, Monseñor Víctor Manuel Ochoa Cadavid, así como de algunos organismos gubernamentales y civiles, que se han unido para mitigar el sufrimiento de los retornados y atender las necesidades básicas.


Invitamos al pueblo colombiano a ejercer la solidaridad con todos los esfuerzos encaminados a brindar a estas familias la ayuda necesaria, para hacer frente a su difícil situación.  Exhortamos a las autoridades de Colombia y Venezuela a encontrar caminos para solucionar esta crisis mediante el diálogo y la concertación.  A la comunidad internacional, la invitamos a asumir un compromiso de más cercanía con las personas afectadas por esta adversa realidad humanitaria.


Hacemos un llamado a todos los creyentes, hombres y mujeres de buena voluntad, para que se unan en la oración, practiquen la caridad con quienes necesitan hoy de nuestra ayuda y eleven sus plegarias a Dios por el pronto restablecimiento de las relaciones de fraternidad entre los pueblos hermanos de Colombia y Venezuela.

 


+ Luis Augusto Castro Quiroga

Arzobispo de Tunja

Presidente de la Conferencia Episcopal

Bogotá, D.C., 26 de agosto de 2015


Presidencia

Conferencia Episcopal de Colombia

 

____________________________________________________________________

 

 

 

 


Diócesis de Cúcuta acompaña y atiende a deportados  en la zona de frontera

Colombo – venezolana


Ante la crisis humanitaria que ha desatado las recientes medidas tomadas por el gobierno Venezolano en referencia al cierre de la frontera entre el Estado Táchira y Norte de Santander, la deportación de colombianos y el estado de excepción declarado  por  el Presidente  Nicolás  Maduro,  esta  Iglesia  Particular  hace  un llamado a las Autoridades competentes para que atiendan de manera oportuna y eficaz la  situación  que  afrontan  las  personas  expulsadas  del  vecino  país.  La Iglesia entrega una palabra de aliento y esperanza a estos hermanos nuestros y continúa acompañándolos y atendiéndolos.


1. La  Diócesis  de  Cúcuta,  a  través  del  Centro  de  Migraciones,  se  encuentra atendiendo a 200 personas deportadas de Venezuela, brindándoles alojamiento, elementos de aseo y alimentación, con aportes del Banco Diocesano de Alimentos y el Servicio Jesuita a Refugiados.


2. Con el apoyo de la Pastoral Social diocesana está proporcionando alimentación a las 207 personas alojadas en el Colegio Municipal de Cúcuta. Se encuentra a la espera de un aporte anunciado por la Administración Municipal para ampliar la atención.


3. En la Parroquia San Pedro Apóstol del corregimiento “La Parada”, se está brindando hospedaje y alimentación a 30 personas y se está adelantando un estudio de necesidades en los albergues dispuestos en este sector. Con ayuda de comunidades religiosas se está atendiendo a los 196 deportados o personas en situación de necesidad.


4. Se ha dispuesto que los frutos de la Campaña de Comunicación Cristiana de Bienes 2015 sean orientados a la atención de esta compleja situación, especialmente los niños y jóvenes.


5. Monseñor  Víctor  Manuel  Ochoa  Cadavid,  obispo  de  Cúcuta,  exhorta  a la comunidad a ser solidaria con estos hermanos que atraviesan una difícil situación e invita a unirse a la campaña de recolección de artículos de ase para las personas de la frontera. Puntos de recolección: Centro de comunicaciones, CVatedral sna José, Curia Diocesana.


6. Invitamos a todos a orar por estas familias que sufren por las medidas de los gobernantes de la República Bolivariana de Venezuela. Pedimos a Dios conceda a todos espacio de comprensión, solidaridad y fraternidad  como corresponde a dos países hermanos.

 


DIÓCESIS DE CÚCUTA

____________________________________________________________

 

COLOMBIANOS SON DEPORTADOS DE VENEZUELA




Desde hace varios días, muchos de los colombianos que vivían en Venezuela han sido víctimas de las medidas tomadas por el Gobierno de ese país. No podemos ser indiferentes ante el dolor de nuestros hermanos y la injusticia de la cual están siendo víctimas. En este momento muchas de las personas que han sido deportadas se encuentran en albergues provisionales.


Nuestra solidaridad con ellos puede ser efectiva desde lo material hasta lo espiritual; no es difícil reconocer en estas circunstancias la fuerza del mal que oprime y maltrata a los más pequeños. Pero tampoco lo es, no solo reconocer sino además implorar, la misericordia de Dios, él que es el único justo sabe acompañar y fortalecer en los momentos de angustia a quien se dirige a él con confianza plena. Imploremos insistentes su ayuda para nuestros hermanos que hoy están padeciendo momentos de angustia y de dolor.


SALMO 26


Escúchame, Señor, que te llamo;

ten piedad, respóndeme.


Oigo en mi corazón: «Buscad mi rostro».

Tu rostro buscaré, Señor,

no me escondas tu rostro.


No rechaces con ira a tu siervo,

que tú eres mi auxilio;

no me deseches, no me abandones,

Dios de mi salvación.


Si mi padre y mi madre me abandonan,

el Señor me recogerá.


Señor, enséñame tu camino,

guíame por la senda llana,

porque tengo enemigos.


No me entregues a la saña de mi adversario,

porque se levantan contra mí testigos falsos,

que respiran violencia.


Espero gozar de la dicha del Señor

en el país de la vida.


Espera en el Señor, sé valiente,

ten ánimo, espera en el Señor.


Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo,

Como era en el principio, ahora y siempre,

Por los siglos de los siglos. Amén.

____________________________________________________

SEMANA NACIONAL DEL CATEQUISTA

Iluminados con el texto bíblico de Marcos 4, 1-9 y el tema “La Liturgia y la Palabra en la Catequesis”, se invita a todos los catequistas a disponerse para vivir profundamente este encuentro que la Delegación Diocesana de Catequesis propone como medio para fortalecer la espiritualidad, la fraternidad y la formación de quienes han sido llamados a edificar la Iglesia a través de este ministerio.

 

MENSAJE A LOS CATEQUISTAS


Bogotá D.C., agosto 21 de 2015


Muy amados catequistas de Colombia, los saludamos de manera muy especial  con  ocasión  del  próximo  día  o  jornada  del  catequista  que  tiene lugar como cada año, con ocasión de la fiesta San Pio X, patrono de todos los catequistas -21 de agosto.  Con ocasión de esta semana del catequista y de  este  día  especial  para  celebrarlos  a  todos  ustedes, este  año  queremos además de nuestra felicitación mu y sincera, de nuestra gratitud por lo que están haciendo insistirles en la tarea propia del catequista que es educar en el nombre de Dios.


La  catequesis  en  efecto  es  una  labor  educativa,  es  una  tarea  con  la cual se educa al cristiano, por supuesto, la tarea de la educación de la fe es algo que corresponde a la gracia divina más que a nosotros y por lo tanto la espiritualidad del catequista tiene que estar centrada propiamente sobre esta realidad. Si el catequista educa a quienes se le encomiendan en la fe de Dios,  en  la  fe  católica, entonces  tiene  que  hacer  que  en  los  corazones  de aquellos a quienes tiene a su cargo, surjan sentimientos parecidos a los de Dios  y  se  haga  un  conocimiento  parecido  al  de  Dios  ¡que  tarea  tan hermosa!. Precisamente, la  Iglesia que  durante  todo  el  tiempo  de  su existencia, ya  más  de  dos  mil  años, ha  estado  especializándose  en  esto, llama al camino por el cual uno se educa en la fe: iniciación cristiana.


Saben todos ustedes que la Conferencia Episcopal de Colombia  con mucho gusto, está  preparando  para  todos  unos  itinerarios  con los cuales tengamos la educación básica de la fe propuesta para todos nosotros. En esta semana del catequista vamos a  rogarles a todos Ustedes que recen mucho, que le pidan a nuestro Señor para que podamos sacar adelante este gran proyecto que ya va en un 80% culminado.  Esperamos que para inicios del2016  se  esté  publicando y que tendrá como genio propio, EL ser  un aporte  para que en cada diócesis y en cada parroquia se promueva la iniciación de los cristianos.


Como ustedes los verán, de acuerdo con el Directorio General para la Catequesis  nuestros itinerarios van  dirigidos sobre todo a los adultos, porque si se fijan bien, todos los problemas que en sus lugares respectivos tienen con la educación  cristiana de los niños, dependen de la educación cristiana de los adultos. Si logramos trabajar por educar en la fe a todos nuestros adultos, llegarán tesoros como el de la paz de Colombia, por la vía por la única por la que puede llegar. Pero lo que más quisiéramos es que a partir de esos itinerarios, todos  ustedes nos ayuden para  que se diseñe también adecuadamente  la  iniciación  cristiana  de  los niños y la  iniciación cristiana de los jóvenes. No más catequesis presacramentales que podrían sustituirse  con  cursos  dentro  del  gran esquema de la catequesis, para preparar para la recepción especifica de algún sacramento, no más.


Ahora cada catequista tiene que darse cuenta de que es educador en el nombre del  Señor,  de  que  educa  como  Dios  educa  y  que  por lo tanto tiene que producir en aquellos a quienes acompaña, verdaderos sentimientos de fe. Espero que esta semana encuentre  en todos Ustedes los mejores sentimientos, los ponga también en  sus corazones, pero además, que les del entusiasmo  por  continuar  con esta labor, cueste lo que cueste, con todo el esfuerzo del mundo y que los llene de alegría y de paz en la misión que realizan en la Iglesia. De nuevo muchas gracias por todo lo que hacen por  los niños, los jóvenes y los adultos de Colombia educándolos  en  la fe. Ya todos por su puesto, los bendiga Dios todopoderoso Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén


+ JOSÉ MIGUEL GÓMEZ RODRÍGUEZ

OBISPO DE FACATATIVA

PRESIDENTE DE LA COMISIÓN EPISCOPAL DE CATEQUESIS



_____________________________________________

ORACIÓN POR LA PAZ DE COLOMBIA

 

La Conferencia episcopal invita a todos a unirse en oración para pedir al Señor el don de la Paz. Los señores Obispos han compuesto la siguiente oración para que los colombianos recen por la reconciliación.

 


Padre, Tú eres un océano de paz y nos regalas por medio de tu Hijo Jesucristo y por la acción del Espíritu Santo este don, y lo siembras en nuestro corazón por medio de la conversión y la reconciliación.


Tú nos confías la paz a nuestra responsabilidad, convirtiéndonos en artesanos de la paz, para construirla con “pasión, paciencia, experiencia y tesón”.


Tú quieres que nuestras  familias  sean  escuelas de paz donde te escuchemos, acojamos y te sigamos mejor y, así germinen palabras y gestos de perdón, escucha, diálogo, ternura, amor y reconciliación. Que los niños y jóvenes se conviertan en protagonistas de un futuro de paz.


Acompáñanos en las responsabilidades que tenemos en nuestra vida social, política, económica, cultural y eclesial. Haz que difundamos  el respeto por la vida, las personas y la creación; que seamos solidarios, fraternos, justos y trabajadores del bien común.


Acoge en tu casa a quienes murieron víctimas de la guerra fratricida, mueve el corazón de los actores violentos para que vuelvan a Ti y sean también ellos constructores comprometidos de la paz. Fortalece a las víctimas en su dignidad y otórgales valentía para ofrecer el perdón.


Que María Reina de la paz, nos ayude a desarmar el corazón, a vivir la justicia, el perdón, la reconciliación y la paz, para que nazca en Colombia la civilización del amor.

Amén.

 

__________________________________________________________________________________________________

 

 

INSCRIPCIONES PARA LA JMJ 2016

 

Falta exactamente un año para que comience la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia (Polonia), y precisamente ayer el Papa Francisco abrió las inscripciones para todos aquellos que quieran participar de esta fiesta de la juventud. El primero en inscribiré fue precisamente el Santo Padre, desde una tablet.


Concluido el rezo del Ángelus, el Papa señaló: “hoy se abren las inscripciones para la trigésimo primera Jornada Mundial de la Juventud, que se desarrollará el próximo año en Polonia. Quise abrir yo mismo las inscripciones y por esto hice venir junto a mí a un muchacho y una muchacha, para que estén conmigo en el momento de abrir las inscripciones, aquí, delante de ustedes”.


Tras llenar sus datos a través del dispositivo electrónico, Francisco exclamó “¡ya está, estoy inscrito!”.


El Santo Padre destacó que el Año de la Misericordia, a celebrarse desde el 8 de noviembre de este año hasta el 20 de noviembre de 2016, “será, en cierto sentido, un jubileo de la juventud, llamado a reflexionar sobre el tema: ‘Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia’”.


“Invito a los jóvenes de todo el mundo a vivir esta peregrinación ya sea dirigiéndose a Cracovia como participando en este momento de gracia en las propias comunidades”.


Las inscripciones pueden realizarse aquí: http://www.krakow2016.com/es/





 
Copyright © 2017. Diócesis de Libano Honda. Designed by Shape5.com