Sábado, 23 Septiembre 2017
Facebook
Twitter
YouTube
Año Jubilar Imprimir E-mail

Diócesis de Líbano-Honda
JUBILEO ESPECIAL “BODAS DE PLATA”
1989  -  8 de julio  -  2014

 

El Santo Padre ha concedido un año especial de gracia a nuestra Diócesis con ocasión de sus primeros veinticinco años de existencia. Lo celebraremos de acuerdo con la tradición de los años jubilares, con profundo sentido bíblico y eclesial. Concederemos la importancia máxima a la respuesta de amor a Dios que tanto nos ha amado y, por lo tanto, nos proponemos un año de renovación profunda por la penitencia y la conversión sinceras, la celebración más frecuente de los sacramentos de la Reconciliación y la Eucaristía, algunas prácticas tradicionales y las obras de caridad.

 

La gracia especial que podemos conseguir en este año se llama indulgencia plenaria y consiste en la posibilidad de una remisión de los efectos “temporales” que conllevan los pecados que hayamos cometido durante nuestra vida. Si la celebración del sacramento de la Confesión nos libera de la culpa y nos restablece en la amistad con Dios por el estado de Gracia, la indulgencia nos libera de toda deuda que, en justicia, haya quedado pendiente. En una palabra, las indulgencias a las que podemos acceder durante este Año Jubilar son otra expresión de la infinita misericordia que el Señor derrama sobre nosotros.

 

La Penitenciaría Apostólica mediante el Decreto 490 del 13 de junio de dos mil catorce, establece: “Por mandato especial del Santísimo Padre Francisco, y como expresión de su benevolencia paternal, la Penitenciaría Apostólica concede un Año Jubilar a la Diócesis de Líbano-Honda, con la gracia adicional de Indulgencia Plenaria, de la que pueden gozar los fieles cristianos que, verdaderamente arrepentidos de sus pecados y movidos por la caridad, cumpliendo las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Sumo Pontífice), visiten como peregrinos la Iglesia Catedral de Líbano o la Iglesia Co Catedral de Honda (u otro santuario determinado por el Obispo diocesano), acudiendo a alguna de las celebraciones jubilares o dedicándose por un generoso espacio de tiempo a piadosa meditación, y concluyendo con un Padre Nuestro, el Credo y alguna invocación a la Santísima Virgen María. Los fieles pueden alcanzar esta gracia de la indulgencia una vez por día y aplicarla por sí mismos o en sufragio por las almas de los fieles difuntos. Los ancianos, los enfermos y todos lo que por causa grave están impedidos para salir de casa, pueden también lograr la gracia de la Indulgencia Plenaria, cuando con firme detestación de cualquier pecado y con la firme intención de cumplir cuanto antes las tres condiciones habituales, se unen espiritualmente a las peregrinaciones y a las celebraciones jubilares ofreciendo, por María, sus oraciones y padecimientos.”

 

El Señor Obispo diocesano, ejerciendo el ministerio que le corresponde por el bien espiritual de todos sus fieles y de acuerdo con el Decreto de la Penitenciaría Apostólica, ha determinado que sean celebraciones jubilares todas las que se convoquen con este fin en el calendario especial de la Diócesis, así como todas las Misas Solemnes por él presididas durante el Año Jubilar. De la misma manera ha establecido que la Gracia del Año Jubilar se pueda alcanzar en el templo principal de cada uno de nuestros pueblos y ciudades, así como en el Santuario Diocesano de El Señor de la Ermita y en las capillas de los hogares para ancianos de Líbano, Honda y Mariquita. Ruega a sus fieles que, además, agreguen a las condiciones habituales el deseo de realizar alguna obra de caridad cada día y que consideren también como peregrinación a Cristo sus visitas a los enfermos, a los más pobres y a los que sufren.

 

+ José Miguel Gómez Rodríguez

Obispo de Líbano-Honda

 
Copyright © 2017. Diócesis de Libano Honda. Designed by Shape5.com